¿Qué es una casa pasiva Passivhaus?

Como sabéis, en el blog siempre intento ir aclarando conceptos ya que la aventura de construir una casa no es fácil y a menudo llegan clientes al estudio que quieren construir una casa ecológica pero están súper perdidos en relación a las posibilidades de construcción y a la diferencia entre los tipos de casas ecológicas que han visto online o en revistas.

Hoy me he propuesto explicaros qué es una casa Passivhaus y qué tiene que ver esto con las casas pasivas y ya de paso, aclarar el concepto de casa pasiva.

¡Vamos allá!

¿Qué es una casa pasiva?

jarrón en una casa pasiva passivhaus

Ok!
Antes de entrar en la certificación de casas pasivas Passivhaus, veamos qué es una casa pasiva.

Cuando en arquitectura hablamos del término pasivo nos referimos a construcciones que no requieren energía para su funcionamiento. Por ejemplo, una casa que tiene ventanas orientadas a sur y capta el calor del sol para calentarse en lugar de utilizar calefacción, sería una casa que funciona de forma pasiva.

Otro ejemplo sencillo sería por ejemplo un toldo que podemos tirar para proteger del sol cuando hace calor y, si a esto le añadimos una ventilación cruzada entre dos fachadas sur y norte, tenemos un ambiente fresquito sin necesidad de aire acondicionado.

Hasta aquí el concepto de casa pasiva. A partir de aquí, hay muchos niveles de casa pasiva y el gasto energético y la eficiencia dependerán de las posibilidades del terreno y de la pericia del arquitecto.

Por este motivo, los alemanes, pioneros en eficiencia energética a nivel europeo, pensaron hace ya más de 20 años que sería útil idear una forma de medir el nivel de funcionamiento pasivo de una casa.

El sello Passivhaus se le otorga a una casa si ésta incorpora suficientes estrategias de eficiencia energética (buen aislamiento, buena orientación, muros estancos, protección solar en verano, etc.) y consigue llegar a un gasto de calefacción mínimo (por debajo de los 15 KWh/ m2 año).

El sello Passivhaus

Veamos en detalle en qué consiste el sello Passivhaus.

El sistema Passivhaus es un sello nacido en Alemania hace más de 20 años y principalmente certifica que nuestra casa gasta menos de 15Kwh/m2 año en calefacción.

Para aquéllos no familiarizados con los valores de energía, podríamos decir que se trata de una casa que gasta menos energía que un secador de pelo, en el sentido que para mantener una temperatura agradable en el interior tan solo necesitamos la energía suficiente para mantener un ventilador que funciona como intercambiador de calor entre interior y exterior.

Por ello se considera que el sello Passivhaus establece un consumo casi nulo de los edificios y fomenta la construcción de edificios energéticamente eficientes y económicamente asequibles.

En este sentido, es importante tener en cuenta que ya están apareciendo en Alemania y países nórdicos las primeras casas certificadas como Passivhaus plus, una extensión del sello que se otorga a casas que generan más energía de la que consumen.

Como podéis ver no se trata únicamente de una certificación energética, sino de un concepto de construcción extendido a nivel internacional que ya tiene más de 20 años de trayectoria y ha sido aplicado en más de 25.000 edificios.

¿Y qué criterios debe seguir el diseño de nuestra casa para ser considerada una casa pasiva Passivhaus?

Tanto si tenéis pensado certificar Passivhaus como si tan solo queréis una casa súper eficiente que no tenga prácticamente ningún gasto en calefacción, debéis tener en cuenta los siguientes criterios de diseño:

#7 Conceptos clave para el diseño de una casa pasiva Passivhaus

Como os comentaba al principio de este post, conseguir una casa pasiva que no gasta en calefacción precisa distintas estrategias y cada proyecto debe ser adaptado al terreno, a las condiciones climáticas del lugar y a las posibilidades de cada cliente.

Sin embargo, a grandes rasgos, podríamos detectar los 7 factores clave del diseño de una casa pasiva que aplicamos en cada proyecto.

#1 Diseño

diseño de una casa pasiva passivhaus

El diseño de una casa pasiva Passivhaus se basa en la combinación y optimización de la compacidad, orientación, protección solar y reflectividad solar de la vivienda.

Ok! Y ¿qué quiere decir todo esto? Vayamos por pasos:

La compacidad. La compacidad es la relación entre la superficie de fachada y el volumen. El sentido común nos dice que una casa compacta con poca superficie de fachada va a ser más fácil de controlar climáticamente.

Sin embargo, esto no es una norma estricta, ya que a veces un patio puede reducir la compacidad pero aportar muchos beneficios climáticos, especialmente en los climas mediterráneos. Lo que sí que es cierto es que, a menos superficie de fachada menores serán las pérdidas energéticas.

La orientación. Del mismo modo, la orientación es un factor muy importante en el diseño de una casa pasiva ya que una buena orientación permitirá aprovechar la energía solar y proteger la vivienda de los factores atmosféricos como el viento.

Protección y reflectividad. No podemos olvidarnos de la protección y reflectividad solar, ya que ambas serán muy útiles en verano, cuando es más necesario evitar la incidencia de la radiación solar mediante el uso de materiales reflectantes o de elementos que generen sombras como porches o voladizos.

#2 Aislamiento térmico

aislamiento en una casa pasiva passivhaus

Un buen aislamiento térmico es la clave para construir una casa pasiva Passivhaus. Cuando conseguimos calentar nuestra casa, sea cuál sea la estrategia que sigamos, es importante que el calor se mantenga en el interior.

Ahora bien, es necesario calcular correctamente el grueso adecuado para nuestra vivienda en función del clima en que vivimos, ya que un aislamiento excesivo perjudica el comportamiento térmico de los edificios en verano dificultando que el calor interior se disipe.

Con un aislamiento adecuado, conseguiremos una mejora térmica considerable sobre todo en invierno, cuando la diferencia entre la temperatura interior y exterior es mayor, impidiendo la pérdida del calor interior de nuestra casa pasiva Passivhaus.

Otro punto importante en relación al aislamiento y que no se menciona en las normas de construcción de una casa pasiva Passivhaus es el tipo de aislamiento. En el estudio, consideramos clave la utilización de aislamientos naturales, libres de tóxicos y transpirables, que nos permitan conseguir una casa eficiente pero también sana.

#3 Inercia térmica

La inercia térmica es un concepto sencillo pero que pocas veces se utiliza de forma correcta.
Todos habréis estado alguna vez en la clásica casa de campo con varios siglos de antigüedad de paredes gruesas.

Antiguamente, las casas se construían con grandes muros que tenían la peculiaridad de almacenar calor del sol durante el día y cederlo durante la noche. Esta característica se aprovecha en invierno para tener la casa calentita cuando no hay sol y en verano para disipar el calor recogido durante el día mediante ventilación nocturna.

Así, la inercia térmica es la capacidad de un elemento o material de absorber y almacenar la energía y de después irla cediendo al ambiente poco a poco.

En una casa pasiva Passivhaus, esta característica nos permite calentar de forma pasiva un espacio por la noche, después de que un elemento constructivo haya absorbido calor durante todo el día.

Para almacenar energía será importante trabajar con materiales que dispongan de inercia térmica como puede ser forjados de hormigón o muros de piedra en el interior de la casa.

Ahora bien, a veces también es interesante que los materiales presenten poca inercia térmica para evitar el tiempo de almacenamiento de energía y que nuestra casa se caliente más rápidamente. En este caso, optaremos por materiales como la madera.

#4 Ausencia de puentes térmicos

Los puentes térmicos son puntos por donde la energía traspasa en una cantidad mayor a la deseada, debido a la discontinuidad del aislamiento térmico de la envolvente.

Si hay un puente térmico significa que el frío está entrando en casa y esto, no sólo es negativo a nivel de eficiencia energética, sino que un punto frío en el interior va a ser un punto donde la humedad y el calor interior generarán condensaciones, con el consecuente peligro de que aparezcan humedades y posteriormente hongos o moho.

En este caso es muy interesante el uso de la madera como material constructivo ya que nos permite controlar al máximo en taller los detalles de los encuentros entre muros y por lo tanto eliminar los puentes térmicos.

#5 Calidad en las aberturas

El estándar de una casa pasiva Passivhaus es muy riguroso con las ventanas, ya que se trata de un elemento muy débil de la piel del edificio.

ventana y silla de una casa pasiva passivhaus

Así, el Passivhaus propone el uso de ventanas con doble o triple vidrio rellenas de gases nobles, dependiendo del clima, y combinadas con carpinterías de altas prestaciones térmicas.

Los gases nobles empleados, como el argón, presentan una serie de propiedades que al introducirse en el interior de la cámara de aire mejoran el coeficiente de transmisión térmica de las ventanas.

Además, el estándar Passivhaus contempla el uso de vidrios de baja emisividad que funcionan atrapando el calor en el interior y reduciendo la transmitancia térmica en más de un 60% respecto a los vidrios simples.

Si estáis buscando empresas proveedoras de ventanas con certificación Passivhaus, os recomiendo que consideréis Carpintería Llodiana o Torinco S.L, que han diseñado las primeras ventanas en España con certificación energética Clase A.

#6 Hermeticidad

Las casas pasivas deben ser totalmente estancas, es decir, evitar las pérdidas de infiltración de aire y garantizar de este modo el correcto funcionamiento y rendimiento de la ventilación de doble flujo con recuperación de calor.

Este tipo de ventilación asegura la calidad del aire a través de la extracción del aire viciado o cargado en las estancias húmedas y de la simultánea introducción de aire nuevo filtrado en las estancias secas.

Gracias a la presencia de un intercambiador térmico, en invierno el aire nuevo recupera las calorías del aire viciado, ayudando a mantener la vivienda caliente y en verano se enfría la casa mediante un funcionamiento inverso.

Algunos de nuestros clientes se muestran reacios a que su casa pasiva Passivhaus sea totalmente estanca, pero realmente es un aspecto muy interesante sobre todo en caso de vivir en una ciudad con alta contaminación ambiental.

Además, cuando nos referimos a una casa estanca estamos hablando de casas donde siempre es posible abrir y cerrar las ventanas, aunque para garantizar su óptimo funcionamiento en días de extremo calor o frío es recomendable mantenerlas cerradas.

El hecho de utilizar un sistema de recuperación de calor no solo garantiza una temperatura constante del aire sino que además, consigue una óptima calidad del aire interior que llega filtrado y renovado. Esto se puede comprobar mediante medidores de CO2 instalados en el interior.

#7 Ventilación

fachada de una casa pasiva passivhaus

La ventilación es otro de los aspectos estrella del diseño de una casa pasiva. Sin ventilación, una casa es propensa a presentar muchas patologías, especialmente humedades.

Por ello cuando nos preguntamos qué es una casa pasiva Passivhaus no podemos olvidar mencionar que es una casa donde debe estar garantizada tanto la ventilación natural como la ventilación mecánica con recuperación de calor, es decir, recuperando gran parte de la energía que sale hacia fuera a través de la ventilación.

La función primordial de la ventilación es garantizar la calidad del aire de los espacios interiores, así como la extracción al exterior de agentes nocivos para nuestra salud como el CO2 u otros gases nocivos.

Y por último, no podemos dejar de considerar los aspectos económicos:

¿Qué implica construir una casa pasiva Passivhaus?

El proceso para certificar que nuestra casa es una Passivhaus es muy sencillo. Tan sólo es necesario contactar un técnico Passivhaus para que verifique, durante la fase de proyecto y de obra, que se cumplen todos los requisitos establecidos, mencionados anteriormente.

El técnico trabaja junto al arquitecto durante la fase de proyecto para que todos los detalles constructivos garanticen un diseño acorde con el estándar y supervisa durante la fase de obra que estos se implementen.

Una vez finalizada la obra, el técnico Passivhaus realiza una serie de pruebas como pruebas de hermeticidad a través de comprobaciones de presión en el interior de la vivienda –el famoso blower door test- y mediciones de temperatura y humedad, una vez todo es correcto se otorga la certificación de casa pasiva Passivhaus y la casa pasa a formar parte de una red internacional de viviendas pasivas certificadas por el Passive House Institute (PHI).

¿Es más cara una casa pasiva Passivhaus?

Seguramente os preguntaréis si es mucho más cara es la construcción de una casa pasiva Passivhaus.

Es cierto que toda construcción ecológica o bioclimática supone un incremento de precio inicial, pero debéis tener en cuenta que este incremento se convierte en ahorro a corto plazo, debido a la gran eficiencia energética de una casa pasiva.

En el caso de una casa pasiva Passivhaus, deberemos tener en cuenta el coste de la certificación que incluye los honorarios del técnico y la certificación. Además, la casa, a nivel constructivo deberá ser muy rigurosa con el estándar para conseguir una certificación positiva. Por este motivo muchos clientes no llegan nunca a certificar, ya que como os comentaba al principio, es posible vivir en una casa pasiva de muy alta calidad técnica y con gasto prácticamente nulo de calefacción sin necesidad de que sea una casa pasiva Passivhaus.

Como siempre, la elección está en vuestras manos y siempre podéis contar con mi ayuda o la de mi equipo si queréis aclarar en detalle los pros y los contras de certificar. Podéis contactarme sin problema y os ayudaré encantada!

Conecta con Jade

¡Suscríbete a mi Blog y no te pierdas ningún post!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *