Cómo buscar un terreno

Señor buscando terreno
¡Enhorabuena! Si has llegado hasta aquí es porque estás en el primer paso de uno de los proyectos más apasionantes que podemos llevar a cabo en nuestra vida, construir una casa propia y la búsqueda de terreno es el primer y quizá el paso más complejo, por eso hoy os traigo un post súper práctico sobre cómo buscar un terreno para que os pongáis en marcha despejando dudas clave y dándoos pautas para no fallar en vuestro proceso de búsqueda.

No os imagináis la de consultas que llegan al estudio solicitando ayuda sobre cómo buscar un terreno y es que este primer paso implica una serie de decisiones clave que van a marcar la viabilidad de todo el proyecto.

Escoger la ubicación correcta, definir el presupuesto total o valorar de forma técnica y legal un terreno son factores que pueden hacer variar en gran medida el resultado de la construcción de nuestra casa.

Así, antes de entrar a daros las pautas básicas de cómo buscar terreno, dejadme daros 3 consejos clave de planificación previa que es necesario que llevéis a cabo antes de poneros en marcha con la búsqueda de terreno.

Cómo buscar un terreno: planificación previa

1. Definir necesidades de ubicación y tamaño
2. Elaborar una lista de requerimientos
3. Tener claro el presupuesto máximo para terreno y casa

Mesa con ordenador y papeles

1. Definir necesidades de ubicación y tamaño

Si bien hay personas que tienen claro que van a vivir en una determinada población o urbanización por proximidad de familia, trabajo o incluso escuelas de los niños, otras personas tienen radios muy amplios alrededor de ciudades o de su trabajo.

Es importante visitar distintas zonas y decidir en qué ubicación buscaremos para no volvernos locos, una buena forma de descartar zonas es por presupuesto, si tenemos un presupuesto total acotado, es bueno valorar zonas donde sabemos que los precios son asequibles.

En segundo lugar, deberemos valorar qué superficie de terreno queremos. Para una casa unifamiliar estándar con zona ajardinada se suelen necesitar unos 500 m2 de terreno como mínimo y de hecho, esto es lo que suele establecer la normativa municipal. Esta medida de solar permite, normalmente, la edificación de una casa de entre 100 o 150 m2 dejando suficiente terreno libre para disponer de garaje, piscina y jardín exterior.

Si nos encontramos en una zona urbana con terrenos entre medianeras la superficie mínima por supuesto será menor y podemos encontrar terrenos con superficies de 100 m2 o menos donde construir casas de varias plantas.

Si preferimos una casa de mayor tamaño o con un jardín más grande, deberemos buscar parcelas de 1.000 – 1.500 m2. A partir de 2.000 m2 se considera una parcela de gran tamaño y ya empezamos a encontrar parcelas rurales en las que deberemos revisar en detalle la normativa municipal de construcción para comprobar la viabilidad del proyecto.

Estas medidas son aproximadas pero os pueden servir de referencia a la hora de empezar a enfocar vuestro proyecto de vivienda. Conocer la normativa urbanística del lugar es de vital importancia pues en este documento se establecen los límites legales de construcción y otras condiciones que afectarán de pleno a nuestra parcela.

El ayuntamiento sólo concede licencias de obra a partir de determinadas superficies mínimas de terreno según cada urbanización y también limita los metros cuadrados máximos a construir, por ello es importante que consultemos la normativa que se aplica al terreno que estamos valorando.

En el estudio Slow Home os ayudamos a valorar la normativa de los terrenos que os interesan sin ningún compromiso, podéis contactar conmigo si os encontráis en esta fase y necesitáis ayuda.

2. Elaborar una lista de requerimientos

Este punto hace referencia a la relación y características que desearíamos que tuviese nuestra futura casa. Es un punto altamente vinculado a la etapa de proyecto pero está directamente relacionado con la implantación de la vivienda en el terreno y su relación con el entorno.

Cada solar tiene unas condiciones y características únicas. La pendiente del terreno tiene una repercusión directa en los sistemas constructivos de la casa. El presupuesto también puede verse modificado en tanto que cuanto más se intervenga en modificar la morfología del solar más deberemos invertir en este proceso.

Hay estrategias de proyecto que adaptan al máximo la casa al lugar, evitando así tener que gastar demasiado dinero en este punto y poder invertirlo en otros aspectos más visibles y útiles para la vida.

El asoleo es otro punto a tener en cuenta pues está estrechamente vinculado a la orientación y acondicionamiento de la vivienda y sus estancias. En nuestro clima, consideramos mejores los terrenos orientados a sur o en laderas de montaña sur o en su defecto, sur-este o sur-oeste.

En el caso de las casas ecológicas, el asoleamiento es un punto de importancia destacada pues aprovecha al máximo la luz y energía térmica solar para minimizar el consumo de energías provenientes de otras fuentes menos sostenibles.

Definir los requerimientos que queremos que cumpla nuestro terreno nos ayuda a valorar según precio /m2 distintos terrenos. Los terrenos más caros son los que no tienen pendiente, están orientados a sur y no tienen obstáculos que impidan la incidencia del sol.

3. Tener claro el presupuesto máximo para terreno y casa

Al plantearnos cómo buscar un terreno, debemos marcarnos un presupuesto máximo previo, que admita algún que otro imprevisto y tenga en cuenta no solamente el precio del solar sino también los costes de proyecto, construcción e impuestos asociados a la construcción de una vivienda de obra nueva. No nos olvidemos que todo lo que modifiquemos en la morfología del terreno también sumara en este presupuesto.

Es importante tener un buen asesoramiento en el proceso de diseño y proyecto previos a la construcción. Este asesoramiento de un profesional debe servir para intentar minimizar gastos y aprovechar al máximo las características del terreno para favorecer las condiciones futuras de la casa.

Una vez definidas las necesidades y requerimientos, veamos en detalle cómo buscar un terreno mediante 3 métodos de búsqueda clave que deben ser complementarios.

Señor escribiendo una lista

¿Cómo buscar un terreno? 3 sistemas de búsqueda clave

Una vez establecidos los criterios básicos podemos ponernos manos a la obra en la búsqueda de nuestro terreno ideal. A continuación os propongo los 3 sistemas sobre cómo encontrar un terreno que nos pueden hacer más fácil todo este proceso.

1. Online y apps. Portales de compra/venda

Los que no lo hayáis hecho, ya os podéis descargar las APP de Idealista y Fotocasa en el móvil, estas aplicaciones permiten agendar alertas cuando aparece un nuevo terreno en venta en una zona que nos interesa.

Ya sea mediante búsqueda online o mediante APP es importante distinguir entre terrenos que ponen a la venta inmobiliarias y terrenos que se venden directamente de particulares, en cuyo caso nos ahorramos las comisiones de intermediario y la negociación, si la hubiera se haría directamente con el propietario.

Internet nos permite también otras opciones de búsqueda sin movernos de casa. Google Maps, Bing Maps y paginas similares nos dan una vista aérea tipo satélite desde la cual podemos sobrevolar zonas que nos interesen en busca de posibles terrenos. Con su opción Street View podemos incluso observar la calle de acceso, vecindario etc. Puede ser una herramienta complementaria útil a tener en cuenta.

2. Inmobiliarias

Se trata de un sistema de búsqueda más personalizado en el que un agente inmobiliario nos aconseja. Éste agente es quien mejor conoce el mercado local y dispone de una base de datos en la que puede buscar el terreno en venta más adecuado para nuestra casa.

Normalmente podemos elegir y comparar in situ los terrenos acompañados de este experto que nos asesorara tanto en la agencia como en las visitas al lugar. Nos dará referencias en cuanto a precios y valoraciones, características y normativas de los terrenos que se ajusten a nuestros requerimientos.

3. Expedición de búsqueda

Ir nosotros mismos “in-situ” a buscar terrenos en venda es también una buena opción.

Para ello tenemos que saber por dónde nos interesará vivir. Salir con el coche, bici o incluso de paseo, en busca de nuestra futura parcela nos permitirá además conocer de primera mano el entorno más directo, los servicios de los que dispondremos y aquellos que quizás falten o estén lejos, las pendientes y desniveles del lugar, su vegetación y clima, zonas soleadas, las zonas más tranquilas, las zonas más transitadas, las mejor conectadas, etc.

Mujer en el campo mirando el paisaje

Cualquiera de los sistemas que hoy os he propuesto es útil y eficaz, podéis elegir el que más os convenga o facilite el proceso de búsqueda e incluso combinar varios.

De todas formas es importante buscar asesoramiento técnico antes de tomar cualquier decisión y lanzaros a la compra. Prevenir es mejor que curar. Conocer la normativa vigente de urbanización que determinara que construcción podremos hacer así como conocer el estado del terreno y sus posibilidades son temas clave antes de dar el paso de firmar un contrato de compra.

En Slow Home ofrecemos un servicio de asesoramiento para búsqueda de terreno con el que os ayudamos a valorar el terreno que os interesa a nivel técnico y legal sin ningún compromiso.

Nuestro equipo de arquitectura lleva varios años asesorando a centenares de clientes en compraventa de terrenos y en algunos casos complejos hemos llegado a recomendar no llevar a cabo la compra por que puede no ser viable la construcción a nivel económico, técnico o administrativo.

Es importante remarcar el hecho de que antes de llevar a cabo la firma del contrato de compraventa de un terreno estemos asesorados por un experto.

¡No dudéis en contactarnos, os ayudaremos sin ningún compromiso!

Conecta con Jade

¡Suscríbete a mi Blog y no te pierdas ningún post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *