¿Qué hay que tener en cuenta al comprar un terreno en pendiente?

Ladera terreno en pendiente

Empezamos nuevo año y con él os traemos un nuevo artículo enfocado a un tema bastante practico y útil, sobre todo para aquellos que estáis valorando terrenos para construir, la posibilidad de comprar un terreno en pendiente, plano o incluso los que ya lo tenéis y os habéis decidido a estrenar 2018 con un proyecto de vivienda.

La verdad es que, en el mercado están disponibles muchos solares aptos para la construcción pero el problema se puede plantear cuando nos decidimos a comprar un terreno en pendiente, ya que suelen ser a primera vista más económicos que respecto los planos.

Es cierto que por lo general, un terreno plano es más cómodo y económico a nivel de presupuesto y proyecto pero, hoy en día tenemos suficientes recursos técnicos para aplanar terrenos, realizando movimientos de tierra y muros de contención.

En el articulo de hoy valoraremos las ventajas y desventajas de comprar un terreno inclinado además de proponer estrategias que nos ayuden a aprovechar al máximo las condiciones del terreno para reducir costes de construcción y mejorar la sostenibilidad y confort de la vivienda.

Debemos entender que por su morfología y requerimientos, construir una casa en un terreno en pendiente incrementa el coste de movimientos de tierra con sus correspondientes muros de contención y en determinados casos puede incluso incrementar el coste de la cimentación.

Antes de todo, siempre recomendamos contactar con un arquitecto antes de comprar el terreno inclinado. Puedes contactar con nuestro estudio , nosotros ofrecemos asesoramiento gratuito en fase de búsqueda y compra de terreno ya que para nosotros es importante que lleguéis a fase proyecto con un terreno en condiciones que asegure la viabilidad del proyecto., sobre todo cuando se trata de comprar un terreno en pendiente.

Ventajas e inconvenientes de comprar un terreno en pendiente

A primera vista, podríamos decir que la decisión de comprar un terreno en pendiente va a conllevarnos más inconvenientes que ventajas. Pero a la hora de la verdad no es así ya que podemos servirnos de muchas estrategias para aprovechar la pendiente del terreno a nuestro favor.

Orientación de la pendiente

En primer lugar, hay que valorar la orientación de la pendiente del terreno que queremos comprar.
Lo ideal sería que esta estuviera a sur, aunque si por el contrario está orientada a norte o hacia otra orientación deberemos servirnos de otras estrategias constructivas para asentar la casa y aprovechar la poca incidencia solar que llegue.

Pero profundicemos un poco más;
Como ya hemos comentado, la orientación a sur es la mejor que podemos encontrar al comprar un terreno en pendiente. En estos casos tenemos la opción de captar el máximo de luz y energía solar colocando una gran fachada con amplias aberturas en esta orientación.

Para aumentar la captación podemos servirnos de la misma pendiente construyendo la casa en distintos niveles , y por tanto multiplicando las fachadas, para ampliar la superficie de captación a sur.

Si por lo contrario, el terreno elegido tiene otras orientaciones disponemos de muchas opciones arquitectónicas para diseñar una casa igual de eficiente y confortable que una en un terreno a sur.

Para ello es muy importante la incorporación de patios interiores en el diseño, que nos permitan captar luz de sur, especialmente en invierno.

Los lucernarios son también elementos a tener en cuenta pues a parte de iluminar piezas interiores de la vivienda, incrementan la captación de luz y calor solar.

Gente tomando el sol en un parque

Riesgo por agua (escorrentías)

Puede parecer algo obvio pero no por ello deja de ser vital el mencionar que , un terreno inclinado sufre erosión y daños cuando llueve, pues el agua baja de forma natural por los terrenos inclinados.
Es muy importante tener en cuenta que, aunque al comprar un terreno en pendiente se garantiza que las escorrentías de agua se producirán de forma natural, debemos ser cautos y comprobar que el agua desagüe correctamente los días de lluvias Fuertes. Hacer una buena previsión de elementos de recogida y canalización de agua pueden ahorrarnos muchos problemes y preocupacions en un futuro.

Normativa urbanística

Este punto se puede aplicar a cualquier tipo de terreno y es que a la hora de decidirnos a comprar un solar, es importante conocer la normativa urbanística vigente, cuyas limitaciones condicionaran el diseño y ocupación que podremos hacer de la parcela.

De hecho a veces se generan contradicciones entre proyecto y normativa pues por un lado se propone una implantación en diferentes niveles que sobrepasa la altura máxima permitida, o por ejemplo, colocamos la construcción en una zona menos inclinada para facilitar la obra y la normativa nos obliga a disponer la fachada en línea con la calle.

Son ejemplos de situaciones posibles, que se pueden evitar con un buen conocimiento y siempre consultando con expertos en caso de cualquier duda.

Vistas

Normalmente, al comprar un terreno en pendiente, nos aseguramos buenas vistas sobre el entorno.

Sin embargo, pueden existir elementos que obstaculicen las vistas como antenas o líneas de alta tensión, así como arboles o desniveles del mismo terreno que impidan una buena radiación en ciertas horas del día, pero si conocemos bien nuestro terreno podremos ubicar con consciencia las ventanas de nuestro proyecto enmarcando eso que nos interesa.

Además, siempre podemos dar la espalda al entorno, si este no es muy agradable, trabajando paisajísticamente patios interiores para convertirlos en espacios de uso agradables y climáticamente muy funcionales.

invernadero casa pasiva

Conocer bien el terreno

Con estos conceptos previos en mente, abordemos uno de los temas mas importantes a considerar cuando nos disponemos a comprar un terreno en pendiente.

Es muy importante conocer la morfología del terreno y hacer un estudio geológico para conocer el tipo de subsuelo que tenemos ya que según el tipo de terreno que tengamos, podremos utilizar una estrategia de ubicación y cimentación u otra.

Empezando por la cimentación, normalmente al comprar un terreno en pendiente nos limitamos a dos estrategias, por un lado podemos optar por no modificar la propia pendiente natural del terreno y simplemente enclavar la casa mediante pilotes de profundidad en el terreno.

Aunque es una estrategia habitual, en términos ecológicos no es la alternativa más recomendada pues el resultado final queda totalmente aislado del terreno natural, desaprovechando muchas de las ventajas que éste nos puede ofrecer.

Eso sí, esta tipología se recomienda en casos de terrenos con pendientes pronunciadas en los que la conexión con el terreno natural es imposible así como en suelos poco cohesivos en los que los sobrecostes de cimentación en caso de adaptación al terreno se podrían disparar.

En segundo lugar, tenemos la opción de trabajar con la morfología del mismo terreno y adaptarla a nuestras necesidades mediante movimientos y sistemas de contención de tierras. De este modo podemos integrar la vivienda en el mismo terreno aprovechando así la inercia térmica de la propia tierra.

Cuando se dan estos casos, la cimentación acaba siendo muy similar a la que podemos encontrar en un terreno plano y dependerá del tipo de subsuelo. Para conocer pues, si el terreno es lo suficientemente firme como para poder realizar de forma segura movimientos y contención de tierras, es muy aconsejable , por no decir obligado, encargar un estudio geotécnico o catas previas para comprobar la firmeza de nuestro terreno antes de comprarlo.

¿Qué es un estudio geotécnico?

Se trata de un estudio geológico realizado por un geólogo que nos proporciona datos sobre el tipo de subsuelo que tenemos en el ámbito de nuestro solar.

Podemos encontrar tierra blanda, media o roca dura. Para cada uno de ellos el sistema de excavación y cimentación será diferente y por lo tanto, su coste también variará.

En general, al comprar un terreno en pendiente, nos interesará que el subsuelo sea cuanto más duro posible, es decir, nos interesa encontrar suelos rocosos o roca a poca profundidad. Esto supone que el subsuelo tiene resistencia y que si somos capaces de reducir la necesidad de excavación mediante el diseño de una casa adaptada al terreno, los costes de cimentación serán mínimos.

En caso de terrenos de resistencia media, lo más recomendable de nuevo, será una casa que se va adaptando a la pendiente, de forma que vamos repartiendo las cargas y reducimos la necesidad de contención de tierras y cimentación.

Por último, en caso de terrenos blandos con pendiente, seguramente la recomendación será no comprar el terreno, sin embargo si ya lo tenemos en propiedad, la solución pasa probablemente por concentrar el peso de la vivienda sobre una losa de cimentación o bien sobre pilotes profundos, según el caso y la complejidad del subsuelo.

Normalmente un estudio geotécnico completo cuesta alrededor de 1000 euros, pero es una inversión que recomendamos plenamente ya que nos ahorrará un montón de imprevistos y gastos extra durante el proceso de construcción.

Como alternativa más económica, podemos también hacer varias catas en diferentes puntos del terreno que cuesta unos 200-300 euros y nos da información base del tipo y profundidad del estrato resistente. Para poder tomar la decisión de compra con algo más de información.

En algunas ocasiones, se puede establecer un acuerdo entre la propiedad y el comprador para pactar quién se hace cargo de los costes del estudio, siempre sabiendo que la propiedad no está obligada a facilitarlo para la venta.

Aprovechar el terreno

Abordemos ahora uno de los puntos más interesantes del artículo. Se trata de repasar esas estrategias de las que nos podemos servir para aprovechar la misma morfología y características del terreno, organizándolo a nuestro para conseguir un proyecto que optimice a fondo la supuesta “desventaja” de comprar un terreno en pendiente, sobre el que además vamos a construir.

Sirviéndonos de la misma pendiente del terreno de que disponemos, podemos considerar el trabajar con la misma mediante o bien un sistema de bandejas sobre las que iremos levantando nuestra casa, o enterrando completa o parcialmente la vivienda.

casa ecológica en Menorca con techos verdes

En el primer caso, se modifica la pendiente natural del terreno para poder generar un seguido de superficies planas sobre las que podremos trabajar con comodidad. A posteriori, la casa va creciendo en altura a lo largo de estas plataformas y debemos , desde la fase proyectual, distribuir el programa interior con orden y teniendo en cuenta como se produce el acceso principal – peatonal y rodado – de la casa, separar zonas húmedas, habitaciones y estancias diurnas y nocturnas.

Este sistema tiene se inspira en sistemas utilizados tradicionalmente en el campo. Cuando se disponía de un cultivo en una ladera en pendiente, para poder trabajar con comodidad, los payeses/ agricultores empezaron a generar superficies planas sostenidas por muros de contención hechos con las piedras del lugar. Podemos encontrar paisajes de este tipo en muchos lugares del planeta y es una apuesta segura pues su utilidad y eficacia se asegura por su persistencia en el tiempo.

La otra alternativa, tiene también su base en la tradición. Enterrar una vivienda nos lleva a los orígenes de la civilización, cuando se buscaba el abrigo de la tierra para mantener el calor gracias a la inercia del terreno y a su temperatura constante a lo largo de las estaciones.

Por ello tenemos la opción de enterrar completa o parcialmente nuestra casa, creando espacios interiores térmicamente aislados y al abrigo de la intemperie. No por ello tienen que ser espacios oscuros y húmedos, utilizando lucernarios y sistemas de ventilación natural, podemos conseguir estancias muy confortables y agradables para estar.

Trabajar con un equipo de arquitectos que entienda estas estrategias y sepa aplicarlas según nuestras necesidades es algo que recomendamos plenamente pues es la mejor manera de asegurar un buen resultado final.

Otro aspecto que debemos poner en valor al comprar un terreno en pendiente es, ni más ni menos, las preexistencias vegetales en el terreno donde vamos a construir. Es interesante incorporar al proyecto los árboles y algunas de las plantas que existen en el solar, convirtiéndolos en lugares de cobijo y sombra para la vivienda. Además, hay ayuntamientos que no permiten la tala indiscriminada de determinadas especies y nos obligarán a mantenerlas en su lugar o trasplantarlas.

Comunicarse con el ayuntamiento y estar al día con la normativa vigente que influye en el terreno en cuestión es vital para no encontrarnos con sorpresas a posteriori. La entidad nos informara también sobre la frecuencia de precipitaciones en forma de lluvia o nieve del lugar, aspectos que pueden dificultar el acceso por carretera a la vivienda así como los servicios públicos y urbanización vigentes.

Diseño de una casa en un terreno en pendiente

Finalmente, cuando queremos comprar un terreno en pendiente, debemos también prever temas mas prácticos a nivel de los planes de construcción y diseño de la futura casa.

Para ello es vital empezar valorando la disposición y orientación del solar en sí. Detectar el mejor punto de acceso, recomendando establecer el acceso desde la calle o bien en la parte superior o inferior del terreno.

A continuación, comprobar la orientación de la pendiente y el entorno. Es decir, las vistas, edificaciones o vegetación que puedan impedir la radiación solar, qué tipo de vegetación existe en el lugar, clima etc.

En función de estos datos, podremos empezar a plantear qué estrategias de ubicación son las más pertinentes, como trabajaremos la privacidad de la vivienda y su relación con la calle y el entorno y sobre todo qué sistemas de captación y producción de energía utilizaremos.

A grandes términos, la distribución interior más viable es la que sitúa las estancias de día (salón, sala de estar, comedor e incluso la cocina) en la parte más baja de la pendiente. Si construimos en dos niveles, éstas estarían en la planta baja, en relación directa con el acceso exterior y conectadas – a ser posible – con el jardín para permitir su abertura hacia el exterior en días soleados y verano, utilizando porches, pérgolas o terrazas.

Incorporar patios en el diseño de una casa en un terreno en pendiente

Otra estrategia a tener en cuenta cuando planteamos opciones para nuestra casa sobre un terreno inclinado es la incorporación de patios en el diseño de la misma. Esta alternativa es muy útil sobre todo en casos donde la pendiente no se orienta a sur. Mediante los patios conseguimos trampear la orientación con la creación de cuatro fachadas nuevas que captan luz y la introducen al interior de la vivienda y por consiguiente también captan radiación solar.

En climas temperados, los patios funcionan también como elementos de ventilación pero con temperaturas controladas que ayudan a climatizar la casa.

El acceso a una casa en un terreno en pendiente

Por último, y no por ello menos importante, es lógico pensar que en un terreno inclinado deberemos tener en cuenta los desplazamientos que se producirán en vertical.
Al comprar un terreno en pendiente de bien seguro generaremos distintos niveles de acceso, vivienda y jardín, que deberemos relacionar incorporando escaleras u otros elementos arquitectónicos. Es importante, además de obligatorio, garantizar la accesibilidad a las estancias básicas de cocina, habitación y al menos un baño de una persona con problemas de movilidad que aunque siempre nos viene la cabeza una silla de ruedas, también puede ser una persona mayor o una persona que temporalmente está lesionada.

De hecho, las actividades cuotidianas pueden beneficiarse de un buen proyecto que trabaje con los recorridos de forma consciente para facilitar el día a día de las personas que vivirán en el lugar. Encontrar escaleras cuando vamos cargados con bolsas de compra o con carritos de niños por ejemplo, es algo que podemos evitar con una buena previsión y distribución de las estancias.

piso ecológico

En cualquier caso, en nuestro estudio nos gusta trabajar con los clientes desde el inicio de un proyecto.

Participar con vosotros en la búsqueda y elección de un terreno cuando os planteáis comprar un terreno en pendiente, es algo muy útil y que os ahorrará dolores de cabeza posteriores.

En el post de hoy he tratado diversos aspectos a valorar ante la opción de comprar un terreno en pendiente. A priori puede parecer una opción más cara y complicada a gestionar pero como habréis visto tiene también muchas ventajas y aspectos que podemos aprovechar para tener un magnífico resultado final.

De todos modos, no dudéis en contactar conmigo o consultar otros artículos relacionados de mi blog para cualquier consulta o duda que os pueda surgir. ¡estaré encantada de responderos!

Conecta con Jade

¡Suscríbete a mi Blog y no te pierdas ningún post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *